Make your own free website on Tripod.com
DECLARACIÓN DEL MUNICIPIO DE CAICEDONIA COMO TERRITORIO DE PAZ

Los ciudadanos y la Administración Municipal de Caicedonia, en uso de la soberanía que nos concede la Constitución Nacional de 1991, declaramos, para conocimiento de los actores externos de guerra que se han aposentado entre nosotros, que no aprobamos ni sus actos ni sus métodos porque, desde hace décadas, pobres y ricos; liberales, conservadores y gentes sin partido; católicos y evangélicos; ancianos, adultos y niños; blancos, mestizos y negros, tomamos la decisión de que Caicedonia fuera territorio de paz, porque aprendimos en carne propia que la violencia sólo conduce a más violencia, muerte, dolor y desarraigo, los cuales no pueden ser los propósitos de ninguna sociedad civilizada.

De los textos sagrados , de la declaración universal de los derechos humanos y de las leyes sobre las cuales se fundó nuestra nacionalidad, aprendimos que la vida es un bien supremo que debemos respetar, que a nadie le está dado constreñir la libertad de conciencia y movilización de ninguno de sus semejantes, que es un deber de cada uno de nosotros respetar y amar a los demás como a nosotros mismos. Por esas razones y por muchas más, reiteramos el propósito de declararle la paz a todos nuestros compatriotas y de exigir igual tratamiento para nosotros. No queremos agredir ni ser agredidos, queremos abrazar y ser abrazados, comprender y ser comprendidos, tolerar las diferencias ajenas y que seamos tolerados en cuanto seres diferentes. Acogemos el disenso como la posibilidad de crecer tramitando nuestras diferencias de una manera pacífica y razonable; tenemos la convicción de que la justicia social, la libertad y el orden sólo podrán alcanzarse dentro del marco del diálogo constructivo y la fraternidad.

Defendemos nuestra condición de hombres y mujeres laboriosos, permanentemente dedicados a la construcción de un presente y un futuro para nuestros hijos, por ese motivo preferimos nuestros instrumentos de labranza, con los cuales promovemos la vida produciendo alimentos, a las armas frías y crueles, con las cuales se humilla y asesina a seres indefensos.

Queremos ver a nuestra tierra libre de terror , luto y llanto, para que reverdezcan sobre nuestro suelo la prosperidad, la esperanza y la alegría, las cuales sólo serán posibles si se nos permite trabajar libremente y en paz. Caicedonia ha sido territorio de paz durante los últimos veinte años y debe seguirlo siendo por muchos años más. Es nuestra voluntad colectiva.


Regresar a la Pagina Principal